Beatriz Munoz y nina

NPH Newsletter

Sé el primero en saber las últimas noticias de NPH y sus hogares

Beatriz - NPH Nicaragua

Beatriz Munoz y clase de arte terapia

Maestra  en  el  aula  de  recurso

 

Una vez leí, no recuerdo donde, no recuerdo cuando, que se necesitan unos 16 abrazos al día para ser feliz... Y eso es lo que yo he encontrado aquí, en NPH Nicaragua: abrazos muchos abrazos y felicidad, mucha felicidad.

 

Ya hace más de un año que pasé a formar parte de esta gran familia y cada día aprendo a quererla un poco más, con sus cosas buenas y las no tan buenas, porque todos y cada uno de los “pequeños” son únicos y especiales, y con el paso de los meses cada uno, a su manera y en su momento, ha sabido ganarse un lugar muy especial en mi corazón.

 

 

Es ahora cuando me doy cuenta de que tomar la “difícil” decisión de extender mi tiempo como voluntaria fue la mejor que pude tomar, simplemente no puedo imaginar el momento de decir adiós a todo esto, o mejor dicho, hasta pronto.

 

 

Llegué a NPH como voluntaria para ocupar el puesto de maestra en el aula de recursos, atiendo a los niños de la escuela que presentan alguna dificultad de aprendizaje y, que por una u otra razón, necesitan de una atención más individual y personalizada. Esta es una parte importante de mi función como voluntaria, pero ni mucho menos es la única. Los voluntarios, además, somos “padrinos o madrinas” de una casa que nos es asignada a nuestra llegada al hogar. Mi casa es María Inmaculada y las pequeñas que viven en ella tienen entre 11 y 14 años. Con ellas comparto la mayoría de mi tiempo libre, comemos juntas, les ayudo con las tareas, jugamos, vamos de paseo en busca de rica fruta, celebramos juntas nuestros cumpleaños y, cuando es posible, hasta vemos películas...

 

 

Además, aquí siempre hay otras cosas que apoyar o proyectos nuevos que emprender... Por ejemplo, hace unos meses comencé un proyecto nuevo para fomentar la lectura entre los más pequeños, nosotros lo llamamos el “Club de la Lectura”. Estoy realmente impresionada del éxito que está teniendo. Es raro el día que pasa sin que uno me pregunte ¿Cuándo es el Club? ¿Hoy toca club? ¿Esta noche vienes a leernos al Club? Y es que realmente disfrutamos mucho de esas noches de aventuras. Otro de los grandes proyectos en los que estoy envuelta es el “Proyecto de Arte”. Cada dos fines de semana o bien el profesor de pintura nos visita en Casa Padre Wasson o nosotros vamos al estudio de arte en la vecina ciudad de Granada. Nuestros pequeños artistas han encontrado aquí un momento para distraerse, dejar de lado sus problemas y desarrollar su imaginación. Después, con sus pinturas, elaboramos postales que se venden para recaudar fondos y así poder continuar con las clases.

 

 

Sorprendentemente, después de todo esto, aún me queda algún ratito para mí. Desde que en mi primer día en NPH escuché a nuestros músicos más jóvenes tocar la marimba, que es un instrumento tradicional de Nicaragua, quise aprender a tocarla, y eso es lo que hago, siempre que puedo me escapo para practicar. Además, ahora la banda ha comenzado a ensayar para el desfile escolar del Día de la Independencia y también les acompañaré desfilando con el saxofón lo que, sin duda, será otra gran memoria para el álbum.

Beatriz Munoz

Un voluntario debe abrir su mente y su corazón. Debes abrir la mente y entender que estás en otro país donde las cosas simplemente funcionan de una manera diferente y a un ritmo diferente, debes armarte con una dosis extra de paciencia y aceptar que los planes pueden cambiar de un momento a otro sin previo aviso, y aprender a ser muy independiente. Pero sobre todo un buen voluntario debe abrir su corazón a todos esos niños que están dispuestos a darte todo su amor. Debes aceptarlos como son, con sus buenos y malos momentos y siempre tener en cuenta que cada uno de ellos tiene detrás una difícil historia y que muchos han sufrido tanto que no podemos siquiera llegar a imaginarlo.

 

Ni varios de esos libros con cientos de páginas y un lomo muy gordo serían suficiente para explicar todo lo que estoy viviendo aquí, todas las anécdotas y pequeñas historias que suceden día a día, la mezcla de sentimientos y emociones que se juntan en días importantes como el Aniversario de la casa, el día de los Quinceañeros, Nochebuena... Ser parte de NPH no es una experiencia para ser contada, es una experiencia para ser vivida. 


Ir arriba

Nicaragua

En un vasto paisaje pintoresco inundado de colinas de tierras de cultivo fértil, pequeñas casas de estilo familiar puntean el paisaje en Jinotepe, localidad donde se encuentra el hogar Casa Padre Wasson, a sólo 1,5 horas al sur de la capital, Managua.



Ir a los hogares

Más preguntas sobre voluntariado?

Nos gustaría informarte lo mejor posible y por eso estamos a tu disposición para responder tus preguntas sobre voluntariado.


Susana Verdaguer - NPH Spain

NPH Spain - Susana Verdaguer

Coordinación de Voluntarios

Después de estar en el hogar de NPH República Dominicana en Junio 2008. En Enero 2009, empieza a colaborar desde España como coordinadora de voluntarios.

Envíanos un e-mail

Descarga la solicitud