Voluntarias de Intress en NPH Honduras

La empresa Intress, a través de su programa de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) ha enviado a Estela, Laura y Meritxell, 3 voluntarias españolas (Andalucía, Palma de Mallorca y Cataluña) a realizar tareas de voluntariado durante 3 meses, en el Rancho Santa Fe, hogar para más de 550 niños en NPH Honduras. El objetivo es poder aprender e intercambiar conocimientos y formas de trabajo con el programa de infancia y abuelos que desarrollamos en Honduras desde el año 1986. Txell, una de las voluntarias, nos escribe desde el Rancho Santa Fé, sus impresiones.

“Ya estamos totalmente inmersas en la vida del rancho, conociendo los programas y los diferentes departamentos, organizamos un taller de pintura conjunta intergeneracional entre la casas de los preescolar y Casa Eva, donde viven los abuelos. Cada una trabajando en diferentes áreas como psicología o trabajo social.


En el taller de pintura intergeneracional
Hemos conocido el programa comunitario del comedor de Talanga y el Centro de Paso Mi Esperanza en Catacamas, también la Casa Ángeles donde viven los chicos con necesidades especiales. Asistimos a unas visitas del programa OneFamily en Valle de Los Ángeles y Santa Lucia, nos permitió conocer una entidad que trabaja con personas invidentes, todo muy emocionante e increible.

La semana que viene entrevistamos a un posible caso para entrar en Casa Eva, estamos organizando unos espacios de trabajo con los cuidadores para hablar de proyectos familiares, siento que nos faltan semanas para hacer todas las cosas que tenemos pensadas, ahora vemos bien donde podemos aportar. nos tocó vivir la Fiesta Morazánica donde todo queda parado, pero no paramos de organizar actividades.


Momento intergeneracional en Casa Eva
El hecho que hablemos español nos da cierta ventaja frente a los otros voluntarios y nos ayuda a poder organizar más intervenciones tanto en la escuela como en los departamentos. Los hogares nos piden que alarguemos nuestra estancia, es muy tentador, muchos de los programas que hay son similares a los que gestionamos desde Intress.


Visitando el comedor comunitario en Talanga
Queremos organizar grupos de conversación con los cuidadores y pensamos que sería muy bueno hacer formación con los chicos que empiezan su año de servicio y que ayudan en los diferentes hogares. En Casa Eva, con los abuelos, se puede hacer muchísimo trabajo desde historias de vida a planes de trabajo, en breve tendrán 4 ingresos nuevos y sería ideal acompañarlos.

Hemos apadrinado durante tres semanas el programa piloto que se empezó en Casa Madre Teresa de refuerzo positivo, es increible!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *