Preguntas Generales

Generalmente hay más de 3.300 niños y jóvenes viviendo permanentemente en las casas de NPH.  Adicionalmente unos 2.200 niños y jóvenes de la comunidad reciben becas escolares y asistencia familiar desde nuestros hogares.  El número de niños fluctúa constantemente con la llegada de nuevos niños y la salida de los niños que han alcanzado la edad adulta.  Desde el año 1954, un total 17.800 niños han crecido dentro de la familia NPH.
México – Nuestras casa en México se encuentran en cuatro áreas geográficas distintas. La mayoría de los niños viven en Miacatlán,  70 millas al sur de Ciudad de México, mientras que los alumnos de la escuela secundaria  viven en Cuernavaca y los estudiantes universitarios lo hacen en Monterrey o Ciudad de México.  Al otro lado de la frontera, desde Brownsville, Texas, está la casa más reciente de NPH México, ubicada en la Ciudad de Matamoros.
 
Honduras – El hogar se denomina Rancho Santa Fe y está localizado 22 millas al nordeste de la capital Tegucigalpa en una zona denominada La Venta. Los alumnos de secundaria, estudiantes universitarios y los niños con necesidades especiales extremes, viven en la capital en cases propiedad de NPH.
 
Haiti – El hogar Kay St. Helene está localizado 25 millas al sur de Puerto Príncipe, y està situada en la ciudad de Kenscoff, en las montañas. De otro lado, el Hospital Pediátrico Infantil St. Damien, nuestros programas comunitarios de atención a ninos con necesidades especiales, el programa Ángeles de la Luz del Padre Wasson y la escuela FWAL están localizados en Tabarre, a las afueras de Puerto Príncipe.  Y ya por último, nuestro centro administrativo y el programa Kay Eliane para la atención de niños y adultos con necesidades especiales se localizan en Petionville, un suburbio tranquilo de la capital Puerto Príncipe.
 
Nicaragua - Casa Padre Wasson, la casa principal en Jinotope está a 27 millas al suroeste de la capital, Managua.  Aquí NPH también posee extensos terrenos de cultivo así como un centro para atender a niños con necesidades especiales en la isla de Ometepe en el Lago Nicaragua.  NPH también dispone de una casa adicional de retiro y una casa en San Jorge y en Managua para acoger a los estudiantes universitarios.
 
Guatemala - Casa San Andrés  está localizada 30 millas al oeste de la capital, Ciudad de Guatemala, en un pueblo pequeño llamado Parramos.
 
El Salvador - Casa Sagrada Familia se ubica 54 millas al noroeste de San Salvador, en la ciudad de Texistepeque.  Pero los estudiantes universitarios viven y estudian en la ciudad de Santa Ana.
 
República Dominicana. Casa Santa Ana está situada en San Pedro de Macorís, 46 millas al este de la capital Santo Domingo.
 
Peru - Casa Santa Rosa, situada en San Vicente de Cañete, es una ciudad costera 98 millas al sur de Lima.
 
Bolivia. Casa Padre Wasson, nuestro hogar más reciente, se encuentra en San Ignacio de Sara, 60 millas al noroeste de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.
Pequeño es una palabra cariñosa que empleamos en NPH para definir a un “niño pequeño” acogido en un hogar de NPH, mientras que por Pequeños entendemos lo mismo pero para un “grupo de niños”. El significado de Pequeña y Pequeñas es el mismo solo que en femenino.
Los niños de NPH no pueden ser adoptados. Bien al contrario, todos los hermanos y hermanas biológicos son invitados a ser acogidos en el hogar y a formar parte de la gran familia de niños de NPH y del entorno estable de la misma lo que les abre la oportunidad de centrarse en su formación humana y crecimiento personal, previo a integrarse en Sociedad cuando sean adultos. Todos los hermanos saben que siempre recibirán el apoyo de NPH y que siempre estará a su lado.  Muchos niños llegan a NPH con junto a sus hermanos y hermanas;  NPH considera una prioridad el mantener a las familias unidas ya que considera que este es el único vínculo sanguíneo que tienen y que deben mantener.  Los niños crecen y se forman en el hogar de NPH como persones responsables pero siempre en su propio país, cultura e idioma y se convierten en ciudadanos autónomos en sus comunidades locales.
Concedemos prioridad a aquellos niños huérfanos o abandonados, que no tienen posibilidad alguna de ser reintegrados en el seno de sus familias de origen y tampoco  tienen parientes que les puedan ofrecer cuidados y apoyo alternativas a largo plazo como los que ofrece NPH.  También  aquellos niños vulnerables y desplazados en sus propias comunidades forman parte de la ayuda que NPH proporciona a las comunidades locales, especialmente en Haití.
Muchos de nuestros niños que tienen familia biológica tienen contacto con ellas. NPH tiene programados cada 3 meses, visites familiares para que todos los familiares y amigos de los niños puedan ir a visitarles y puedan compartir con ellos sus perspectivas de futuro. Desgraciadamente la mayoría de las familias viven lejos y no pueden pagarse  el traslado en autobús hasta NPH y tampoco pueden ausentarse en sus trabajos  para visitar a sus familiares acogidos en el hogar de NPH. Es por ello que a menudo apoyamos a las propias familias de los niños reembolsándoles el coste del transporte. De otro lado,  también organizamos actividades especiales para aquellos niños y jóvenes que no tienen visites para paliar un poco el sentimiento de tristeza que les embarga durante este día.
No hay una edad determinada en la que los niños deban salir de NPH.  Los niños pueden crecer en el hogar de NPH y quedarse hasta que se sientan lo suficientemente maduros para organizar su propia vida como adultos independientes. NPH estimula a los niños para que no abandonen su formación y lleguen a su máximo nivel, ya sea graduándose en la universidad o adquiriendo una formación especializada en los talleres  profesionales. Pueden quedarse en NPH mientras acceden a cursos avanzados de prácticas profesionales o estudian en la universidad.  Antes de iniciar la formación universitaria o profesional, cada joven debe completar lo que llamamos un “año de Servicio” (año familiar), cuyo objetivo es que puedan  devolver a la Sociedad y con su trabajo todo lo bueno que han recibido y aprendido de NPH.  Su año de Servicio como voluntarios consiste en ayudar a los niños más pequeños que están creciendo en el hogar, apoyar en la cocina, en tareas de oficina, en la escuela o la granja.  Mientras cumplen con su año de servicio los jóvenes continúan recibiendo todo el apoyo de NPH.
NPH intenta por todos los medios impedir que los niños salgan prematuramente del hogar para evitar el sentimiento de inseguridad y la pérdida repentina de amigos, hermanos y Hermanas que han conocido dentro del hogar. Sin embargo, hay determinadas situaciones extremes que nos han obligado a tomar la decisión de expulsar a un joven fuera de la familia NPH para proteger al resto de niños, y es difícil que esto se puede evitar al 100 % en el futuro. El aumento de  la influencia gubernamental en la mayoría de los países en los que estamos presentes impone que la mayoría de los niños que dejan NPH deben ser reintegrados en su familia biológica si es que la tienen. Esto es por Ley. Esto significa que deberán vivir con sus abuelos o parientes a los que apenas conocen.
Sí, siempre serás bienvenido a visitar un hogar de NPH. Si te gusta viajar y quieres ver cómo tu ayuda transforma vidas, te animamos a que visites una casa de NPH. Da una vuelta por nuestras escuelas e instalaciones y aprende de nuestros programas únicos en NPH. Pasa tiempo con los  chicos y las chicas cuyas vidas has ayudado a cambiar con tu ayuda.  Descubre de primera mano el efecto que ejerce sobre nuestros niños el amor y el cariño, el cuidado y la aceptación que reciben los  niños. Han tenido que hacer un esfuerzo para sobrevivir. Tu vida ya no será igual. Muchas de nuestras sedes NPH en el mundo organizan viajes para que nuestros donantes, benefactores y padrinos puedan visitar nuestras casas.  Verifica si tu oficina local más próxima de recaudación de fondos está organizando uno de estos Viajes solidarios. Si prefieres ir por libre, rogamos lo notifiques igualmente a tu sede local de NPH. Así nos aseguraremos que el hogar de NPH que deseas visitar pueda ofrecerte una cálida acogida y puedas aprovechar mejor tu estancia con los niños.
Son los grupos de  música y danza formados por “pequeños” (jóvenes y niños) surgidos de las distintas casas de NPH, que representan en el mundo entero el trabajo realizado con los niños. Escúchales cantar y acude a sus representaciones musicales, vive sus testimonios e historias y descubre cómo puedes transformar las vidas de tantos niños acogidos en NPH en situación de gran vulnerabilidad! Para más información contacta con tu sede local más próxima de NPH.
Mediante nuestro Programa de Apadrinamientos, individual, familiar o en grupo contribuirás en transformar la vida de un niño en series dificultades. En primer lugar desarrollarás una relación personal con el niño que reforzará su autoestima porque el niño lo percibe como algo personal, alguien se interesa por él y él es alguien muy especial y único para el padrino. En segundo lugar, tu aportación económica permite ayudar a todos los niños que viven juntos en el hogar de NPH en el que vive también tu ahijado apadrinado. Como padrino, recibirás una foto de tu ahijado, una carta de bienvenida de NPH y un informe anual de su progreso escolar. También recibirás cartas personales de tu ahijado.  Clica aquí para obtener más información sobre nuestro programa especial que te permitirá apadrinar un niño de NPH.

NPH es aconfesional.  Sin embargo las casa NPH están en países cuya religión predominante es la Católica, por ello la mayoría de nuestros niños reciben formación religiosa Católica.  Si un niño vive otra religión, le respetamos sus creencias y desde NPH le apoyamos para que pueda seguir su fe.

Te proponemos muchas formas de colaborar!

·         Apadrinando un niño

·         Donando para un proyecto concreto

·         Contribuyendo al mantenimiento general de las casas

·         Nombrando a NPH como beneficiario en tu testamento, bienes o póliza de seguro

·         Implicando a tu empresa través de su programa de RSC (teaming, etc.)

·         Ejerciendo como voluntario en una de nuestras cases

·         Celebrando aniversarios, Comuniones, Encuentros familiares, y destinando tu regalo a una de nuestras casas

 

Visita el apartado Formas de Ayuda para más información

Si, NPH acepta voluntarios por un periodo mínimo de un año.  Sigue nuestro enlace para obtener  más información sobre nuestro Programa Internacional de Voluntarios. 

Envíanos un e-mail a info.es@nph.org

Preguntas sobre nuestro Programa de Padrinos

No. Criar y educar a un niño cuesta más de lo que aporta un único padrino.  Los niños acogidos en NPH tienen padrinos en otros países con sedes oficiales de NPH pero tu serás el único padrino en tu país.
Tu colaboración económica se destina única y directamente a la casa donde vive acogido tu ahijado. Esto permite al hogar poder ofrecer a todos los niños de la misma casa un programa integral de alimentación, ropa, salud, y cuidados médicos, formación profesional y humana, así como todo aquello que necesitan los niños para crecer sanos y fuertes. Esto se realiza en un ambiente muy familiar, positivo y alegre, donde todos los niños se sienten parte de esta gran familia que es NPH. Durante todo este proceso, tú tienes la oportunidad única de desarrollar una relación muy especial y cercana con tu ahijado.
Los niños responden a sus padrinos mediante cartas que personalmente escriben durante unes sesiones especiales que NPH programa cada mes desde la escuela a la que acude tu ahijado. El servicio de Correos en los países de América Latina es muy lento y pueden transcurrir más de dos  semanas hasta que tu ahijado reciba tu carta.  Esto significa que pueden pasar entre uno y tres meses hasta que recibas respuesta de tu ahijado.
Desde NPH nos comprometemos a que cada padrino reciba como mínimo y por correo correspondencia de tu ahijado por Navidad y el Día del Padrino. Siempre recibirás una fotografía reciente de tu ahijado y un informe de su progreso personal y escolar.  Además siempre recibirás una respuesta a todas las cartas, tarjetas o regalos que le envíes.
Oficialmente no, cuando los niños dejan NPH reciben un apoyo económico que les ayudará a iniciar su proyecto de vida personal fuera de la casa, pero ya no están bajo los cuidados y responsabilidad de NPH y no podremos hacerles llegar tu correspondencia. No podemos hacernos responsables ante vosotros. Animamos a los padrinos a que apadrinen a un nuevo niño de NPH acogido por su situación de vulnerabilidad.
Un niño necesita cariño y estímulo todos los días de su vida.  Apadrinando un niño te convertirás en “Padrino” o “Madrina”  y estarás apoyando, guiando y acompañando a un niño huérfano o abandonado acogido en uno de nuestros hogares que no tiene una familia en el exterior que pueda desempeñar este papel vital en su vida. NPH y tú como padrino o madrina acompañas al  niño a medida que crece en un hogar de NPH y se forma en la escuela primaria, secundaria, sigue estudios universitarios o formación profesional y cumple su año de servicio entregado a la comunidad.  Apadrinando un niño de NPH te conviertes en miembro de esta gran familia de ninos y cuanto más te involucres en la vida de tu ahijado, más se enriquecerá tu vida en respuesta a tu apoyo. El apoyo que necesitan los ninos es pues ilimitado, hasta que el niño se convierte en una persona adulta y responsable y decide por sí mismo salir fuera del hogar para empezar su pròpia vida fuera de ella. En este momento, NPH te ofrecerá la oportunidad de asignarte un nuevo niño que necessita también de tu apoyo. Sin embargo, tu decides cuando quieres dejar de apoyar este programa, por los motivosque sean. Tan solo debes comunicarlo a la sede NPH más pròxima y automàticament dejarás de apadrinar. Sin embargo, la experiència nos dice que todos las persones que deciden apadrinar un niño en NPH, continúan haciéndolo para el resto de sus vidas pues esto pasa a formar parte de su compromiso con la sociedad.   
Los padrinos son siempre bienvenidos y pueden visitar a sus ahijados siempre que lo deseen. Si deseas visitar a tu ahijado ponte en contacto con tu sede de NPH más próxima, que coordinarà localment tu visita al hogar.  En este caso, los padrinos suelen preguntarse qué tipo de regalos pueden llevarle a su ahijado. Te sugerimos un regalo que tu ahijado pueda compartir con todos los ninos del hogar, como juegos de mesa, puzzles, pelotas de juego o libros, entre otros.
Si! Cada día llegan niños nuevos a los hogares de NPH así que siempre buscamos nuevos benefactores y padrinos para estos ninos. Puedes apadrinar a tantos niños como desees.
A través de tu sede de NPH más pròxima, puedes enviar pequeños regalos a tu ahijado como adhesivos, dibujos, fotografías de familia, etc. Asegúrate que tu regalo ocupe un tamaño no superior a un sobre grande tipo DINA4.  Los paquetes de mayor tamaño están sujetos a impuestos de importación y pueden ser confiscados en aduanas.  Siempre animamos a nuestros Padrinos que envíen a sus ahijados el mejor regalo de todos:  Cariño, Alegria y Positivismo! También ofrecemos a los padrinos la posibilidad de efectuar una aportación econòmica en nombre del niño que se apadrina. Esta donación irá destinada a lo que llamamos Fondo Común, es decir una bolsa de dinero que se emplea para hacer llegar un regalo a cada niño que cumple su aniversario y otro regalo el día de Navidad. De esta manera nos aseguramos que todos los ninos del hogar sean tratados por igual y no hay diferencias entre ellos. Este Fondo Común también se utiliza para organizar actividades reacreativas como excursiones al zoo, visites al circo, o para comprar helados y chucherías para todos los ninos que cumplen años el mismo mes.
Si! Los niños esperan emocionados las cartas de sus padrinos. Os animamos encarecidamente a que escribáis cartas que contribuyen en crear una relación muy especial basada en el cariño. Una simple carta arranca siempre una sonrisa en los ninos de nuestros padrinos, que guardan con esmero su correspondència en sus “lockers”. Estas cartes son un tesoro que guardan consigo a medida que va creciendo la relación personal padrinos&ahijado. Envia tus cartes en un sobre abierto en el que debes anotar el nombre y apellidos de tu ahijado, el país de tu ahijado y tu nombre y apellidos (no escribes tu dirección).  Pon este sobre abierto con su contenido dentro de otro sobre cerrado y envíalo a la sede de NPH con la que tienes contacto y que es la responsable de gestionar la correspondència entre padrinos y ahijados. Asegúrate de que tu carta va en el interior de un sobre que no exceda del tamaño folio DINA4. Este es el tamaño máximo permitido. Si es necesario traduciremos tu correspondencia antes de enviar tus cartas a la casa de NPH donde vive tu ahijado.  Debes esperar entre 10 y 16 semanas para recibir respuesta de tu ahijado. No intentes enviar correspondencia por tu propia sin pasar por la sede de NPH más próxima.  NPH no acepta cartas o regalos que lleguen directamente de los padrinos o patrocinadores. No se hacen responsables de este tipo de coorrespondencia y tampoco pueden devolver las cartes hasta el país de origen.  El acceso a internet en las casas de NPH es muy limitado y los niños no tienen acceso libre y constante a internet, por lo que te sugerimos que tampoco les escribes e-mails. Puedes escribir tus cartas en la llengua que hable tu ahijado pero debes tener en cuenta que los niños de NPH México y América Central hablan castellano mientras que los niños de NPH Haití hablan Creole o Francés. La sede de NPH más pròxima te ofrece la posibilidad de traducir tus cartes del castellano al Creole y al Francés en el caso de Haití.

¿Preguntas? Solo tienes que enviarlas!

Deja tu pregunta aquí y la contestaremos lo antes posible

 

 

NPH_Logo_4C_Feb19.png

Fundación NPH España