en 2018 apoyamos a más de 114.000 personas en las comunidades

Los programas para apoyar a las comunidades son parte integral del trabajo que NPH realiza en América Latina. Todos los países de NPH acompañan en el desarrollo de las personas en sus comunidades de diversas formas. Ya sea para responder a un desastre natural o una crisis local, o al asociarse con agencias nacionales de bienestar infantil. Juntos, implementamos las mejores prácticas de atención social y personalizamos los servicios de ayuda a la comunidad, al mismo tiempo que nos aseguramos de cumplir con los estándares legales, éticos y culturales locales. Al unir esfuerzos internacionales y locales, podemos lograr un progreso significativo en la comunidad.

Guarderías | Escuelas | Reintegración familiar | Casas de transición | Clínicas externas

Guarderías

Programa de estimulación temprana para el desarrollo cognitivo y emocional de niños vulnerables. El objetivo de nuestros centros es acompañar a las madres que trabajan o estudian, proporcionando una guardería asequible económicamente y de calidad para sus hijos. De esta forma las madres solteras no tienen que elegir entre abandonar a sus hijos o mantener un empleo o seguir con sus estudios. Nuestras guarderías permiten mantener a las familias unidas. Atendemos a niños de 1 a 7 años, brindando educación, desayuno, comidas, y transporte, pero también valores y amor.

NPH Honduras cuenta con el programa Pasos Pequeñitos situado en Tegucilgalpa donde apoya alrededor de 20 niños. NPH El Salvador abrió su Centro de Atencion Inicial en 2017 atendiendo a 50 niños de las comunidades. NPH Guatemala abrió su Centre de Cuidado Diario Infantil en 2019, el departamento de trabajo social evaluó las necesidades de las madres para poder atender alrededor de 20 niños entre 1 y 4 años. 

escuelas

Nuestras escuelas primarias y secundarias garantizan la educación a los niños que viven acogidos en nuestros hogares, pero también abren sus puertas a la comunidad, y ofrecen becas a estudiantes externos. Más de 10.000 niños atienden de lunes a viernes clases en nuestras escuelas, pero además, NPH les ofrece desayunos, comidas, así como un programa de salud y de desarrollo integral que garantiza el correcto desarrollo del niño. 

México, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua, Guatemala y Haití cuentan con las respectivas autorizaciones del Ministerio de Educación nacional que acreditan a las escuelas y talleres de inserción laboral emitir certificados reconocidos legalmente cuando los niños y jóvenes finalizan sus programas de estudio. El contenido y la calidad de la educación de NPH incluye estándares internacionales de enseñanza de Montessori, el aprendizaje del inglés (que no se ofrece en la mayoría de las escuelas) y una formación religiosa de calidad.

reintegración familiar

Si bien muchos niños crecen en nuestros hogares de NPH hasta que alcanzan la independencia, otros pueden ser confiados a nuestro cuidado temporalmente porque su familia no puede mantenerlos o porque son referidos a NPH a través de los servicios sociales de bienestar infantil de los gobiernos locales. De acuerdo con las pautas establecidas por las Naciones Unidas para los niños que viven en cuidados alternativos a los de la propia familia, lanzadas en 2010, hemos desarrollado el programa comunitario denominado “Una Familia” de NPH para brindar un acompañamiento continuo a los niños que deben regresar para reintegrarse con la familia biológica. Desde NPH seguimos cubriendo la educación, salud, y nutrición de los niños, pero en el entorno familiar biológico del niño. 

Al brindarles a las familias de la comunidad asistencia a largo plazo y el apoyo especializado que necesitan para cuidar a sus hijos, podemos garantizar que se respeten los derechos de los niños y que estén preparados para alcanzar sus metas, al mismo tiempo que ayudamos a fortalecer las familias y las comunidades. Honduras y Guatemala empezaron el programa de reintegración familia en 2017, actualmente apoyamos a más de 100 niños que viven con sus familias. 

Programa comunitario de reintegración familiar NPH Honduras | NPH Spain

casas de transición

En Honduras el Centro de Paso llamado Casa Mi Esperanza está ubicada en la ciudad de Catacamas, en el estado de Olancho, uno de los estados más vulnerables de Honduras. El centro es un hogar temporal para niños que están alejados de sus familias por situaciones de riesgo social, mientras se encuentra una solución permanente. Estas situaciones de riesgo incluyen, entre otras, abandono, menores migrados, niños que viven en la calle, niños que han sufrido abuso, etc. El tiempo de permanencia de los niños en nuestro hogar temporal puede alcanzar el mes, pero depende de cada caso. Niños de Dios, situado en Monte Plata, es el hogar de transición para los niños en riesgo social en República Dominicana

Cuando el niño ingresa al hogar, el personal de NPH (trabajador social y psicólogo) investiga las posibilidades de reintegración familiar con los miembros de la familia biológica. Si no hay posibilidades de reintegración, se intenta buscar la mejor opción para el niño, y, en ocasiones, nuestros hogares de NPH son una de las mejores opciones. 

CLÍNICAS EXTERNAS

Los 9 hogares de NPH en América Latina cuentan con clínicas de salud que son centros de atención primaria que realizan las primeras evaluaciones médicas al niño que acogemos, para detectar el estado de salud. Cabe destacar que el 20% de los niños que acogemos en NPH padecen alguna discapacidad que requiere de un diagnóstico, tratamiento y un seguimiento por parte de NPH.

Muchas de nuestras clínicas están también abiertas a la comunidad para atender a las familias más vulnerables que no pueden trasladarse, por falta de medios, hasta los grandes hospitales públicos. De esta forma nuestros centros de atención primaria se convierten en modelos de atención médica de referencia para las familias más pobres de la comunidad, lo que nos obliga a ofrecer una visita médica, tratamiento y seguimiento a un precio social muy económico, perfectamente asumible para que todas las familias puedan acceder a una salud de calidad.     

Desde nuestras clínicas NPH abiertas a la comunidad, se organizan diversas brigadas médicas internacionales a lo largo del año, que ofrecen cirugías y tratamientos que los propios hospitales locales no pueden ofrecer por falta de medios.