nicaragua_outreach_samaritano__3_.jpg
nicaragua_outreach_samaritano__1_.jpg
nicaragua_outreach_samaritano__4_.jpg
nicaragua_outreach_samaritano__5_.jpg

¨Ahora puedo caminar gracias al programa Samaritano¨

Miguel, 7, Nicaragua

Hace siete meses, con la ayuda de los terapeutas de la Casa Samaritano de NPH Nicaragua, Miguel* comenzó a caminar. Miguel tiene seis años y comenzó sus sesiones de terapia en Casa Samaritano en mayo de 2012. Ha sido diagnosticado con síndrome de Down y discapacidades psicomotoras.

Miguel vive con su madre y dos hermanas mayores en una zona rural de la isla de Ometepe, en una casa de ladrillo con techo metálico y suelo de tierra. El padre de Miguel murió hace unos siete meses, y su madre y su hermana cuidan de él mientras su hermana mayor trabaja para proveer a la familia.

Cuando comenzó la terapia, Miguel no podía rodar, caminar, comer o beber por sí mismo. "Solía ​​llorar mucho cuando venía a la terapia", dijo la psicóloga María Rivero, quien también asiste con terapia ocupacional. Tenía mucho miedo de su entorno y de su terapeuta. Ahora, su fisioterapeuta Sheyla Obregón, informa que Miguel ha logrado cerca del 70% de su meta de terapia primaria de movimiento independiente para jugar y conocer su entorno. "Ahora camina, come y bebe solo, se cepilla los dientes y se lava las manos", dijo Rivero. "Si Miguel no hubiera tenido terapia, no hubiera hecho estos avances". La madre de Miguel, Ana, dice que la familia está muy contenta con su progreso. "Él ha mejorado mucho", dijo, "y le encanta estar aquí tanto que no quiere irse cuando termina la terapia".

Miguel tiene sesiones de terapia una vez a la semana en Casa Samaritano, y Obregón mantiene un plan de terapia actualizado para él con metas de terapia a corto y largo plazo. Los objetivos a corto plazo incluyen subir y bajar escaleras con poca asistencia y mejorar sus habilidades motoras finas para participar en actividades como la pintura. Los objetivos a largo plazo incluyen mejorar la postura de Miguel, especialmente mientras camina, para prevenir espasmos musculares y para que Miguel responda a los estímulos auditivos. Estos estímulos incluyen peticiones simples, como traer al terapeuta un objeto o guardar sus juguetes. Para lograr estos objetivos, Obregón planea dar a Miguel objetivos y recompensas como subir escaleras para llegar a una galleta y bajar para conseguir un vaso de agua. También se le da frijoles de diferentes colores o pequeños objetos para separar en cestas diferentes, recoger juguetes del suelo para poner sobre la mesa, y jugar con lápices de colores con la ayuda de su madre. Estos ejercicios ayudarán a mejorar el equilibrio, la fuerza y ​​la flexibilidad de Miguel en sus piernas, brazos, manos y dedos.

Miguel y sus terapeutas se enfrentan a retos adicionales en su progreso terapéutico porque Miguel no habla, tiene mala visión, pero no puede usar gafas, y es propenso a infecciones estomacales. Su madre lo ve como razones adicionales para agradecer el cuidado que Miguel recibe en Casa Samaritano. Su madre dice que ella y Miguel se sienten bienvenidos y atendidos por el personal de Casa Samaritano, y se sienten como parte de la familia NPH.

*Nombre cambiado para fines de privacidad.
Escrito por: Emily Doyte

Programa Comunitario Samaritano

En 2010, se inauguró el programa comunitario Proyecto Samaritano en la Isla de Ometepe. Cuatro terapeutas voluntarias de NPH empezaron a trabajar con los niños de la comunidad que padecían discapacidades severas que nunca antes habían recibido terapia alguna. Hoy en día, el proyecto Samaritano ofrece un diagnóstico, tratamiento único y de excelencia a los niños con discapacidades, así como apoyo a las madres de los niños afectados.

Quieres apoyar al programa? Ayúdanos aquí

Siguenos en facebook de NPH
Noticias fundacion NPH
Voluntario en latinoamerica
 

Financia Un Proyecto

Gracias a nuestros donantes podemos seguir creciendo

Haití - Programa contra la Desnutrición

Ayúda a nuestros niños a crecer fuertes y desarrollarse para su futuro

El Salvador - Educación Universitaria

Apoya a nuestros universitarios a alcanzar sus sueños