El Espejo de NPH: Adela Mejía

Hoy en el Espejo de HPH entrevistamos a ADELA MEJÍA MORALES, acompaña a Wilmer para su cuidado y postoperatorio en una operación quirúrgica delicada. Seguimos con interés esta singular e impactante entrevista de vida a Adela con muchos encuentros y experiencias muy emotivas.

Adela, ¿nos podría hablar del trabajo que desempeña en NPH y cómo se incorporó?:

Adela, ¿nos podría hablar del trabajo que desempeña en NPH y cómo se incorporó?:

Trabajo de enfermera auxiliar para el hogar de Nuestros Pequeños Hermanos en Guatemala desde hace 11 años, a raíz de la oportunidad de cubrir una baja de 3 meses por posparto en la Clínica de NPH. He tenido, gracias a Dios, la continuidad hasta el día de hoy. Vivo a 15 minutos caminando desde mi casa.

¿Qué valoración hace de este tiempo sirviendo y ayudando a los niños de la Casa?:

Para mi representa una experiencia muy bonita,  el compartir con esos niños que llegan al hogar por diferentes circunstancias. De hecho los considero parte de mi familia y no me puedo imaginar trabajando en otro sitio. Estoy bien.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos

¿Dónde se encuentra ahora y qué está haciendo en estos momentos en España?:

Hacia el mes de febrero me comentaron la posibilidad de viajar para España acompañando a uno de nuestros jóvenes, Wilmer, al cual le estaban programando una complicada cirugía. Venimos el 24 de febrero en un viaje muy cansado, pero muy productivo para la salud de Wilmer.

¿Cuándo conoció a Wilmer y qué relación tiene con él?:

Cuando yo entre en NPH, él ya estaba en situación de invalidez física, aunque actualmente ha superado muchos problemas de movilidad. Es luchador y hoy en día es más autónomo que años antes, hecho que le permite ser más independiente.

¿Cómo es Wilmer?:

Es como cualquier chico, se deja atender bien, y tiene sus buenos y sus malos momentos. Tengo un sentimiento por él, como si fuera de la familia, pues ya son once años conviviendo con él.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos

¿Qué otros trabajos ha hecho como enfermera y qué es lo que realmente le gusta?:

Llevo 21 años de enfermera, y me gusta mucho lo que hago. Aunque en principio mi padre quería que fuese maestra, a mí no me llamaba la atención, todo y que los niños si me gustaban. Pero creo que mi vocación por la asistencia sanitaria me vino en mi juventud, cuando con 15-17 años cuidé a mi abuelito, porque mis papas no podían, pues estaban trabajando. Fue entonces, creo, que nació mi deseo de ser enfermera.

¿Cuéntenos la historia de algún otro chico o chica que le haya impactado especialmente a lo largo de estos años en NPH?:

María Bolón, ella fue una niña muy singular para mí, durante bastante tiempo estuvo luchando por su vida en la clínica y mantuvimos una relación y una convivencia muy especial que mantuve durante largo tiempo. Hoy María ya no está con nosotros, pero guardo un gran recuerdo de amor hacia ella y me siento satisfecha del cuidado y dedicación que le dimos todo este tiempo. Fue un caso muy duro que me impactó especialmente.

¿Qué sacrificio personal tiene que hacer con este maravilloso trabajo que realiza en Guatemala?:

A veces complementar mi trabajo, mi vocación, con mi familia e hijos no es fácil, pero igualmente me gusta. Por ejemplo, en estos días que estoy en Valencia cuidando a Wilmer me voy a “perder” un convivio familiar muy importante dónde está previsto que acuda toda la familia de mi esposo y la mía propia para celebrar el 50 aniversario de mi esposo y a la vez los 20 años de mi hija, ambos, nacieron el mismo día. Pero mi familia me apoya en todo y aunque es cierto que hay sacrificio personal, el trabajo me encanta y no me gustaría cambiar: ¡Y aquí estoy ¡

¿Cómo está la salud en Guatemala?:

Hay buena asistencia, pero la población no tiene suficiente dinero para costearla y es por eso que NPH es un buen lugar donde los niños y toda la Comunidad pueden ser atendidos correctamente.

¿Cómo cree que su trabajo en NPH ayuda a su país?:

Veo y vivo que se están dando oportunidades a los más jóvenes, como sucede en el caso de Wilmer, que tiene muchas metas. Lo que se está haciendo es sin duda un beneficio conjunto para todas las expectativas de la población juvenil de Guatemala.

¿Qué le pediría a la población española?:

Que sigan ayudando, que sigan comunicando por las redes sociales todo lo bueno que NPH hace y que sigan poniendo su granito de arena para NPH. Somos muchos los países necesitados.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos
EQUIPO HUMANO DE NPH EN ESPAÑA RESPONSABLE DEL CUIDADO DE WILMER DURANTE SU ESTANCIA EN ESPAÑA.

¿Quería añadir alguna observación más a esta entrevista?:

Gracias a todo esto me siento feliz en la Casa por Wilmer y por la salud de él. Estoy en Valencia acompañando a Wilmer para su cuidado y el postoperatorio y lo hago con mucho gusto. Les pido ayuda para Wilmer y otros niños que están en camino y les doy las gracias a todos por el apoyo para Wilmer, para NPH y Guatemala.

En el momento de cerrar esta entrevista, Wilmer ha salido de la operación quirúrgica con éxito. Después de 24 horas en la UCI ya ha bajado a planta y dentro de unos 4 ó 5 días regresará a un apartamento en Catarroja (a las afueras de Valencia), cedido por Jaime, un amigo de la fundación NPH, dónde continuará su recuperación con la ayuda del equipo médico del Hospital de Manisses, el equipo médico de NPH y los donantes españoles que están contribuyendo a sufragar los gastos de comida, transportes, y medicamentos de Wilmer y Adela.

Trabajo de enfermera auxiliar para el hogar de Nuestros Pequeños Hermanos en Guatemala desde hace 11 años, a raíz de la oportunidad de cubrir una baja de 3 meses por posparto en la Clínica de NPH. He tenido, gracias a Dios, la continuidad hasta el día de hoy. Vivo a 15 minutos caminando desde mi casa.

¿Qué valoración hace de este tiempo sirviendo y ayudando a los niños de la Casa?:

Para mi representa una experiencia muy bonita,  el compartir con esos niños que llegan al hogar por diferentes circunstancias. De hecho los considero parte de mi familia y no me puedo imaginar trabajando en otro sitio. Estoy bien.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos

¿Dónde se encuentra ahora y qué está haciendo en estos momentos en España?:

Hacia el mes de febrero me comentaron la posibilidad de viajar para España acompañando a uno de nuestros jóvenes, Wilmer, al cual le estaban programando una complicada cirugía. Venimos el 24 de febrero en un viaje muy cansado, pero muy productivo para la salud de Wilmer.

¿Cuándo conoció a Wilmer y qué relación tiene con él?:

Cuando yo entre en NPH, él ya estaba en situación de invalidez física, aunque actualmente ha superado muchos problemas de movilidad. Es luchador y hoy en día es más autónomo que años antes, hecho que le permite ser más independiente.

¿Cómo es Wilmer?:

Es como cualquier chico, se deja atender bien, y tiene sus buenos y sus malos momentos. Tengo un sentimiento por él, como si fuera de la familia, pues ya son once años conviviendo con él.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos

¿Qué otros trabajos ha hecho como enfermera y qué es lo que realmente le gusta?:

Llevo 21 años de enfermera, y me gusta mucho lo que hago. Aunque en principio mi padre quería que fuese maestra, a mí no me llamaba la atención, todo y que los niños si me gustaban. Pero creo que mi vocación por la asistencia sanitaria me vino en mi juventud, cuando con 15-17 años cuidé a mi abuelito, porque mis papas no podían, pues estaban trabajando. Fue entonces, creo, que nació mi deseo de ser enfermera.

¿Cuéntenos la historia de algún otro chico o chica que le haya impactado especialmente a lo largo de estos años en NPH?:

María Bolón, ella fue una niña muy singular para mí, durante bastante tiempo estuvo luchando por su vida en la clínica y mantuvimos una relación y una convivencia muy especial que mantuve durante largo tiempo. Hoy María ya no está con nosotros, pero guardo un gran recuerdo de amor hacia ella y me siento satisfecha del cuidado y dedicación que le dimos todo este tiempo. Fue un caso muy duro que me impactó especialmente.

¿Qué sacrificio personal tiene que hacer con este maravilloso trabajo que realiza en Guatemala?:

A veces complementar mi trabajo, mi vocación, con mi familia e hijos no es fácil, pero igualmente me gusta. Por ejemplo, en estos días que estoy en Valencia cuidando a Wilmer me voy a “perder” un convivio familiar muy importante dónde está previsto que acuda toda la familia de mi esposo y la mía propia para celebrar el 50 aniversario de mi esposo y a la vez los 20 años de mi hija, ambos, nacieron el mismo día. Pero mi familia me apoya en todo y aunque es cierto que hay sacrificio personal, el trabajo me encanta y no me gustaría cambiar: ¡Y aquí estoy ¡

¿Cómo está la salud en Guatemala?:

Hay buena asistencia, pero la población no tiene suficiente dinero para costearla y es por eso que NPH es un buen lugar donde los niños y toda la Comunidad pueden ser atendidos correctamente.

¿Cómo cree que su trabajo en NPH ayuda a su país?:

Veo y vivo que se están dando oportunidades a los más jóvenes, como sucede en el caso de Wilmer, que tiene muchas metas. Lo que se está haciendo es sin duda un beneficio conjunto para todas las expectativas de la población juvenil de Guatemala.

¿Qué le pediría a la población española?:

Que sigan ayudando, que sigan comunicando por las redes sociales todo lo bueno que NPH hace y que sigan poniendo su granito de arena para NPH. Somos muchos los países necesitados.

NPH Guatemala - Testimonio viaje solidario - Nuestros Pequenos Hermanos
EQUIPO HUMANO DE NPH EN ESPAÑA RESPONSABLE DEL CUIDADO DE WILMER DURANTE SU ESTANCIA EN ESPAÑA.

¿Quería añadir alguna observación más a esta entrevista?:

Gracias a todo esto me siento feliz en la Casa por Wilmer y por la salud de él. Estoy en Valencia acompañando a Wilmer para su cuidado y el postoperatorio y lo hago con mucho gusto. Les pido ayuda para Wilmer y otros niños que están en camino y les doy las gracias a todos por el apoyo para Wilmer, para NPH y Guatemala.

En el momento de cerrar esta entrevista, Wilmer ha salido de la operación quirúrgica con éxito. Después de 24 horas en la UCI ya ha bajado a planta y dentro de unos 4 ó 5 días regresará a un apartamento en Catarroja (a las afueras de Valencia), cedido por Jaime, un amigo de la fundación NPH, dónde continuará su recuperación con la ayuda del equipo médico del Hospital de Manisses, el equipo médico de NPH y los donantes españoles que están contribuyendo a sufragar los gastos de comida, transportes, y medicamentos de Wilmer y Adela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *