Sé una diferencia en la vida de un niño siendo padrino. Recibirás noticias sobre el desempeño académico de tu ahijado, una tarjeta de navidad con una foto actualizada, y respuesta a todas tus cartas. Tu apadrinamiento permite cubrir las necesidades básicas de los niños como educación, alimentación, ropa y atención médica. Tu apadrinamiento comenzará al instante, una vez recibamos tus datos y tu primera aportación.

Para mayor información sobre el programa de padrinos consulta el apartado “Preguntas Más Frecuentes” más abajo

Desgrava tu donación

Podrás desgravar tu aportación en tu próxima declaración de la renta, según la actual ley de mecenazgo vigente. Para ello es imprescindible que nos comuniques tu CIF/NIF. 

¿Sabes que puedes recuperar hasta un 75% de tus donativos?

Los primeros 150€ desgravan un 75%. A partir de 150€, si has estado apoyando a NPH durante 3 años consecutivos con igual o mayor importe desgravarás un 35%. De lo contrario desgravarás un 30%.

¡Sí quiero convertirme en padrino y cambiar la vida de un niño hoy!

Por favor, rellena el formulario e inmediatamente después nos pondremos en contacto contigo

PREGUNTAS SOBRE EL PROGRAMA DE PADRINAZGO

No. Acompañar y educar a un niño cuesta más de lo que aportas mensualmente como padrino. Los niños acogidos en NPH tienen padrinos en otros países con sedes oficiales de NPH pero tú serás el único padrino en tu país.

Tu colaboración económica se destina única y directamente a la casa donde vive acogido tu ahijado. Esto permite al hogar poder ofrecer a todos los niños de la misma casa un programa integral de alimentación, ropa, salud, y cuidados médicos, formación profesional y humana, así como todo aquello que necesitan los niños para crecer sanos y fuertes. Esto se realiza en un ambiente muy familiar, positivo y alegre, donde todos los niños se sienten parte de la familia que es NPH. Durante todo este proceso, tú tienes la oportunidad única de desarrollar una relación muy especial y cercana con tu ahijado.

Los niños responden a sus padrinos mediante cartas que personalmente escriben. El servicio de correos en los países de América Latina es muy lento y pueden transcurrir más de dos semanas hasta que tu ahijado reciba tu carta.  Esto significa que pueden pasar entre uno y tres meses hasta que recibas respuesta de tu ahijado.

Desde NPH nos comprometemos a que cada padrino reciba como mínimo y por correo, correspondencia de su ahijado por Navidad y el Día del Padrino (mayo). Siempre recibirás una fotografía reciente de tu ahijado y un informe de su progreso personal y escolar. Además, siempre recibirás una respuesta a todas las cartas, tarjetas o regalos que le envíes.

Oficialmente no, cuando los niños dejan NPH reciben un apoyo económico que les permitirá iniciar su propio proyecto de vida personal fuera de la casa, pero ya no están bajo los cuidados y responsabilidad de NPH, motivo por el cual ya no podremos hacerles llegar tu correspondencia. No podemos hacernos responsables ante vosotros. Animamos a los padrinos a que apadrinen a un nuevo niño de NPH acogido por su situación de vulnerabilidad.

Un niño necesita cariño y estímulo todos los días de su vida.  Apadrinando un niño te convertirás en “Padrino” o “Madrina” y estarás apoyando, guiando y acompañando a un niño huérfano o abandonado acogido en uno de nuestros hogares que no tiene una familia en el exterior que pueda desempeñar este papel vital en su vida. NPH y tú como padrino o madrina acompañas al niño a medida que crece en un hogar de NPH y se forma en la escuela primaria, secundaria, sigue estudios universitarios o formación profesional y cumple su año de servicio entregado a la comunidad.  Apadrinando un niño de NPH te conviertes en miembro de esta gran familia de niños y cuanto más te involucres en la vida de tu ahijado, más se enriquecerá tu vida en respuesta a tu apoyo. El apoyo que necesitan los niños es pues ilimitado, hasta que el niño se convierte en una persona adulta y responsable y decide por sí mismo salir fuera del hogar para empezar su propia vida fuera de ella. En este momento, NPH te ofrecerá la oportunidad de asignarte un nuevo niño que necesita también de tu apoyo. Sin embargo, tú decides cuando quieres dejar de apoyar este programa, por los motivos que sean. Tan solo debes comunicarlo a la sede NPH más próxima y automáticamente dejarás de apadrinar. Sin embargo, la experiencia nos dice que todos las persones que deciden apadrinar un niño en NPH, continúan haciéndolo para el resto de sus vidas pues esto pasa a formar parte de su compromiso con la sociedad.

Los padrinos son siempre bienvenidos y pueden visitar a sus ahijados siempre que lo deseen. Si deseas visitar a tu ahijado ponte en contacto con tu sede de NPH más próxima, que coordinará localmente tu visita al hogar. En este caso, los padrinos suelen preguntarse qué tipo de regalos pueden llevarle a su ahijado. Te sugerimos un regalo que tu ahijado pueda compartir con todos los niños del hogar, como juegos de mesa, puzles, pelotas de juego o libros, entre otros.

¡Si! Cada día llegan niños nuevos a los hogares de NPH así que siempre buscamos nuevos padrinos para estos niños. Puedes apadrinar a tantos niños como desees. De hecho, NPH recibe en inumerables ocasiones a familias de hermanos, así que puedes apadrinar a una familia de hermanos.

A través de tu sede de NPH más próxima, puedes enviar pequeños regalos a tu ahijado, como adhesivos, dibujos, fotografías de familia, etc. Asegúrate que tu regalo ocupe un tamaño no superior a un sobre grande tipo DINA4.  Los paquetes de mayor tamaño están sujetos a impuestos de importación y pueden ser confiscados en aduanas.  Siempre animamos a nuestros Padrinos que envíen a sus ahijados el mejor regalo de todos: Cariño, Alegria y Positivismo!

Cuando tu ahijado cumpla años, NPH se pondrá en contacto contigo y te ofrecerá la posibilidad de efectuar una aportación económica en nombre del niño que se apadrina. Esta donación irá destinada a lo que llamamos Fondo Común, es decir una bolsa de fondos de cumpleañeros, que se emplea para hacer llegar un regalo a cada niño que cumple su aniversario ese mismo mes, incluido tu ahijado.

De esta manera nos aseguramos que todos los niños del hogar sean tratados por igual y no hay diferencias entre ellos. Este Fondo Común también se utiliza para organizar actividades recreativas como excursiones al zoo, visites al circo, o para comprar helados y chucherías para todos los niños que cumplen años el mismo mes.

Si! Los niños esperan emocionados las cartas de sus padrinos. Os animamos encarecidamente a que escribáis cartas que contribuyen a crear una relación muy especial basada en el cariño. Una simple carta arranca siempre una sonrisa en los niños de nuestros padrinos, que guardan con esmero su correspondencia en sus “lockers” o armarios. Estas cartas son un tesoro que guardan consigo a medida que va creciendo la relación personal padrino – ahijado.

Envía tus cartas en un sobre abierto en el que debes anotar el nombre y apellidos de tu ahijado, el país de tu ahijado y tu nombre y apellidos (no escribas tu dirección personal).

Pon este sobre abierto con su contenido dentro de otro sobre cerrado y envíalo a la sede de NPH con la que tienes contacto y que es la responsable de gestionar la correspondencia entre padrinos y ahijados. Asegúrate de que tu carta va en el interior de un sobre que no exceda del tamaño folio DINA4. Este es el tamaño máximo permitido.

Si es necesario traduciremos tu correspondencia antes de enviar tus cartas a la casa de NPH donde vive tu ahijado.  Debes esperar entre 10 y 16 semanas para recibir respuesta de tu ahijado.

No intentes enviar correspondencia directa desde tu propia casa al ahijado sin pasar por la sede de NPH más próxima. Por motivos de seguridad, NPH no acepta cartas o regalos que lleguen directamente de los padrinos. No se hacen responsables de este tipo de correspondencia y tampoco pueden devolver las cartas hasta el país de origen. 

El acceso a internet en las casas de NPH es muy limitado y los niños no tienen acceso libre y constante a internet, por lo que te sugerimos que tampoco les escribas e-mails. Puedes escribir tus cartas en la lengua que hable tu ahijado, pero debes tener en cuenta que los niños de NPH México y América Latina hablan castellano mientras que los niños de NPH Haití hablan creole o francés. La sede de NPH más próxima te ofrece la posibilidad de traducir tus cartas del castellano al Creole y al francés en el caso de Haití.